masaje tibetano.jpg

La medicina tibetana es en parte fundadora del concepto de Medicina Holística, y su estrecho contacto con otros sistemas medicinales asiáticos le ha permitido ampliar horizontes y adquirir conocimientos de varias partes de este continente. Uno de los productos acabados de este contacto intercultural es el masaje tibetano, un masaje basado en principios medicinales muy antiguos y que permite mejorar la mente y el cuerpo del paciente.

Los médicos tibetanos realizan los masajes tibetanos basados en el principio de que en el organismo humano existen tres canales, el derecho (por el que fluyen los nervios), el izquierdo (que alimenta los tejidos) y el central (por el que fluye una parte de la conciencia). A su vez, también dividen las causas de enfermedad por desequilibrios de tres tipos, y además divide el cuerpo entres partes: el cuerpo burdo, el cuerpo sutil y el cuerpo muy sutil.

El masaje tibetano actúa sobre todo esto en base a este trinomio de conceptos y principios, e incluso existen tres tipos de masaje tibetano: masaje de cabeza, digitopresión y enérgico.

Combinando estos tres tipos de masaje tibetano el terapeuta consigue un abordaje completo de la salud del paciente, y al masaje tibetano se le asocian propiedades para la salud física y mental.